Perfil de un narco

Durante la última década, la influencia de los carteles narcotraficantes en México se ha aumentado a una velocidad alarmante.  Se estima ahora que el tráfico de drogas en ese país es un negocio valorado en 50 mil millones de dólares. Considerando esto, no es sorprendente que la lucha de quedar por encima de esta industria haya sido sangrienta. Sin embargo, en los últimos años una persona se ha emergido como el capo más poderoso de esta industria. Se llama Joaquín Guzmán.

Mexican drug trafficker Joaquin Guzman Loera aka "el Chapo Guzman" (C), is escorted by marines as he is presented to the press on February 22, 2014 in Mexico City. The Sinaloa cartel leader - the most wanted by US and Mexican anti-drug agencies - was arrested early this morning by Mexican marines at a resort in Mazatlan, northern Mexico. AFP PHOTO/Alfredo Estrella (Photo credit should read ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images)

ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images. Soldados federales escoltan a Guzmán

 

También conocido como “El Chapo” por su baja estatura, Guzmán tiene un curriculum que es tan impresionante como espantoso. Se estima que el cartel Sinaloa, del cual Guzmán es el líder, controla entre un 25 y 35% del tráfico de cocaína que viene desde Colombia. En 2011 fue nombrado la persona más buscada del mundo por la revista Forbes. En su lista de 2013, Forbes lo designó como la persona número 67 más poderoso del mundo.

Pero ¿quién es Guzmán, realmente? Nacido en una comunidad pobre en el estado de Sinaloa, Guzmán empezó a cultivar opio y marihuana de joven para apoyar a su familia. El cultivo del opio fue una práctica común en Sinaloa, pero a los veintitantos años Guzmán decidió dejar a su pueblo y juntarse al tráfico de otras drogas.

Empezó trabajando por el cartel de Guadalajara, y subió rápidamente a una posición de poder dentro del cartel. Después de un conflicto interno, el cartel de Guadalajara se quebró en 3 carteles, incluyendo el cartel Sinaloa de Guzmán. Desde entonces, comenzaron una serie de conflictos con otros carteles, y Guzmán fue arrestado en 1993. Después de ocho años en la cárcel, Guzmán se escapó en un carro de lavandería.

Durante más de 13 años, varios intentos de localizar y arrestar a Guzmán fueron en vano. Mantenía a un sistema de informantes, guardias y sobornos que lo protegieron constantemente. Sin embargo, en febrero del 2014, gracias a inteligencia compartida entre el ejército mexicano y la DEA estadounidense, Guzmán fue arrestado otra vez en un resort al oeste del país.

Desde aquí, muchos ya conocen la historia. El 11 de julio de este año, Guzmán escapó una vez más de  una cárcel de máxima seguridad, esta vez ayudado por una serie de túneles que se habían construido bajo la prisión. El evento es considerado como una vergüenza seria para el gobierno mexicano, en parte porque muestra a qué nivel ha crecido la corrupción en el país. Simplemente no es posible que una persona escape de este tipo de vigilancia constante sin que los guardias, los directores de la cárcel, y la policía sean cómplices. Actualmente existe un premio de 5 millones de dólares por información sobre la localización de Guzmán. ¿Serán el ejército y la policía capaces de capturarlo otra vez?

 

 

 

Fuentes:

http://www.drugabuse.net/drug-policy/drug-trafficking-statistics/

https://en.wikipedia.org/wiki/Joaqu%C3%ADn_Guzm%C3%A1n

http://www.businessinsider.com/the-sinaloa-cartel-and-colombian-cocaine-2015-8

www.forbes.com

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.