La sociedad necesita proteína sostenible. ¿La acuacultura puede ser la solución?

Es el sujeto de un debate muy activo, tanto para nuestra comunidad como para la sociedad global. La acuacultura ha crecido rápidamente por las últimas decenas. Hoy en día representa una clave de la red alimentaria global. Tiene implicaciones impactantes para la supervivencia del ser humano y nadie quiere criticar una fuente de proteína en un mundo con bastante hambre —sobre todo una fuente tan grande y nueva— ya que el mundo la necesita de manera crítica. ¿Sin embargo, debemos preguntar: puede ser sostenible este industria?

¿Sabe algo de acuacultura? ¿Se había dado cuenta de que ha superado a carne de vacuno? Casi nadie lo sabe. Pero se ha convertido en una pieza clave de la alimentación. Y nadie sabe exactamente qué significa eso para nuestra hogar que es el planeta, ni que ocurrirá.

Todos los consumidores deben saber los factores principales que determinarán el grado en que sea, o no sea, sostenible la acuacultura. Aquí, les cuento los cincos factores para la evaluación de la sostenibilidad en la acuacultura. Estos factores determinarán sí nos puede ayudar la acuacultura adaptar al calentamiento climático.

Forraje

fishing-net-covers-coral-reef

Un arrecife de coral derribado. El forraje de acuacultura mala contribuye a tal destrucción

Untitled

Un sistema experimental de acuacultura sostenible en Canadá

Primero, considere el origen del forraje. Lo dicho es bien importante porque peces acuaculturas alimentado por cardúmenes de peces silvestres no son sostenibles. Por eso surge el movimiento para crear la Acuacultura Integradora de Múltiples Niveles Tróficos (IMTA.) El único insumo requerido por este tipo de acuacultura es los residuos de la alimentación humana y de la alimentación de otros animales criados específicamente para la producción de carne. Así, no solo logra la creación de proteínas nuevas, sino también la disminución de emisiones metanos por tales residuos! Ojala que este impacto doble sea clave para la salvación humano.

Energía Comprada

dirty-coal

Mientras sostengo que la acuacultura puede disminuir emisiones, también las pueden incrementar.  Las IMTA amenazan con dañarnos por las emisiones de GEI si usan muchísimo energía comprada. Lo dicho pasa cuando la acuacultura de cualquier tipo crece a gran escala con fin de maximizar lucros para su inversores. Tales resultados drásticamente diferentes reflejan la diferencia entre sostenibilidad directa, o la sostenibilidad de los años noventa y del primero decenio del siglo nuevo, y la sostenibilidad comprensiva de hoy. Cualquier consideración de sostenibilidad requiere un análisis exhaustivo de emisiones al ‘alcance 2’—es decir, de los emisiones incluido en la generación de energía comprada. Las emisiones que producen los insumos de la acuacultura—inclusa a la energía—deben estar contado como impactos tanto como los emisiones directos. Si hubieran estado preocupadas con la sostenibilidad las operaciones acuaculturas existentes, habrían diseñado por menos uso de energía. También habrían diseñado para integrar la energía renovable.

La distribución

nn20130209f1a-870x396

Además de los impactos de los ingresos, y los de la producción propia, debemos considerar a la distribución de tales productos después que fabricarles. La acuacultura no representa una excepción. Acuacultura muy centralizada probablemente no logrará sostenibilidad. Aún sí la acuacultura produce pescado alimentado por forraje sostenible, y por uso mínimo de energía solar, no alimentará al mundo de manera sostenible si entrega ese pescado por un radio de entrega demasiado grande.

Los derechos anímales

download

Huelga decir que la cría de cualquier tipo de animal en condiciones horribles nunca representará comercio sostenible.

El empleo

Muchos adversarios al concepto de acuacultura sostenible, más que los pescadores, protestan que amenaza a su empleo. A ellos le responde que también crea empleo, aunque menos empleo que el pesquero tradicional. Y que tal pesquero convencional no ofreceré mucho empleo por mucho más tiempo. Necesitan reducir la presión sobre la pesca otras industrias.

En resumen, la acuacultura puede salvar a los humanos tanto como a la pesca. Pero hay mucho que hacer para garantizar la sostenibilidad. Y lo vamos a hacer.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.