Se buscan emprendedores en Colombia

Muchos lo llaman El Paraíso. El aviso en la carretera, entrando en el pueblo sugiere: “Mantengamos el entorno de nuestro Paraíso siempre limpio”. En otra parte dice: “PROHIBIDO botar basura”. Recientemente, mejoraron la carretera con asfalto para facilitar el viaje turístico al pueblo que brinda un mundo más lento, más conectado al medioambiente. Un mundo que ofrece una retirada a la naturaleza. Pero este paraíso no es todo lo que parece.

Minca, Colombia es reconocida por atracciones naturales turísticas tales como el pozo azul, las piedras del río, varias fincas cafeteras y orgánicas y tours de aves. Se puede encontrar muchos blogs que hablan de la gran escapada a Minca y toda la belleza que ofrece este pueblo en el pie de la montaña de Sierra Nevada. Es en verdad un “paraíso” con la excepción de una cosa. Es un tiradero.

Apenas por debajo de las señales que avisan y suplican por una Minca limpia, hay montones de basura. Hay dos o tres docenas de bolsas, unas amarradas, otras no, que se acopian en varias esquinas e inundan las calles. Para los animales abandonados que buscan algo de comer, muchas de las bolsas son el verdadero paraíso, aun las amarradas, se abren y derraman la basura por todos lados. Las calles están repletas de basura. Lo que no queda en las calles llega a los sumideros y mucha de la basura recubre los cañones y la cuenca hasta llegar al río.

  

Varios actores causaron este problema. Hace poco tiempo Minca fue el sitio de una batalla entre un grupo armado y el ejercito. El ejercito libró al pueblo y éste se ha podido desarrollar y crecer. Se explotó el turismo y todo lo que conlleva, es decir, mucha más basura y servicios que generan residuos sólidos como restaurantes y hostales.

  

Hay falta de infraestructura. El camión que viene de Santa Marta, una ciudad a media hora del pueblo, no pasa por todas las casa sino por nueve centros de acopio. Los habitantes tienen que traer su basura dos veces por semana, pues el camión no puede navegar por las calles que conectan con las carretera. No hay contenedores donde se pueda poner la basura.

Hay una fundación, Misión Gaia, que pretende abordar el problema en Minca. La fundación consiste de la fundadora y, dependiendo en el día, uno o dos voluntarios. A pesar de no tener muchos recursos a su disposición, la fundación, junto con la ayuda de la comunidad, logra hacer mucho en cuanto a la concienciación del problema. Anunciaron a los negocios y habitantes del pueblo de su plan de tener una Minca más limpia.

El plan consiste en lanzar un proyecto que que pone en marcha prácticas de separación y recolección de los residuos sólidos. También hablaron a los grupos indígenas en el área y después de una jornada de limpieza, los Mamos (líderes espirituales) vinieron para hacer la limpieza espiritual.

Pero tengo poca confianza en la factibilidad a largo plazo del proyecto. Al crear lo que se llama un marco lógico para el proyecto, identificamos unas suposiciones importantes del proyecto. Unas claves son una(s) fuente(s) de apoyo financiero y voluntarios suficientes para llevar acabo las actividades básicas tras el proyecto. La fundadora y miembro única de la fundación tiene que enseñar clases de español como ingreso, tanto ingreso personal como ingreso para actividades de la fundación.

“Minca Limpia” no es la única actividad de la fundación. Además, ofrecen talleres y servicios para el bienestar de los animales. Y siendo ella sola, cuantas más clases da, más dinero tiene pero menos tiempo para dedicar a los proyectos a la vez.

Considerando las herramientas de emprendimiento social a nuestro alcance aquí en MIIS, tiene que haber una oportunidad de diseñar un modelo autosostenible que puede abordar el problema en Minca.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.