Para los latinos, un día de vandalismo, la raza y el elote

¿Cómo despierta un vendedor callejero de Los Angeles un debate sobre la raza en el mundo hispanohablante?

Para muchos angelinos, los vendedores callejeros ocupan un lugar muy especial en el tejido de la ciudad de Los Ángeles. Crecí en el valle de San Fernando y dependía de estos vendedores y sus carros para mis bocadillos extraescolares: duros de harina, ensaladas de fruta y, por supuesto, elote.

La popularidad de la venta ambulante se opone al sinnúmero de restaurantes lujosos para comer sentados. Caminando por aceras y esperando en esquinas, estos vendedores no sólo dan de comer a los niños después de la jornada escolar. También nos alimentan después de un concierto y benefician a toda la comunidad con su existencia. Comida rápida, barata y muchas veces, comida de calidad.

El elote, una comida callejera muy popular de México, estuvo en el centro de un debate intenso este verano. Tan intenso que ha pasado fronteras internacionales.

En Hollywood, la frustración de una pareja (Carlos Haka y Holly Covella) con  la empresa de un elotero (Benjamín Ramírez) explotó el 17 de julio. Ramírez grabó un video del intercambio:

“Si no mudas el carro, yo te mudo,” amenazó Hakas, exhibiendo una pistola paralizante. Ramírez corrió cuando Hakas volteó el carro, toda la comida y las bebidas que se derramaron por la calle.

“Eres un racista!” exclamó Ramírez.

“¡No soy un racista! Soy argentino!” respondió Hakas.

El video del incidente se hizo viral. Después de que Ramírez lo publicara, el video recibió casi 5 millones de vistas, 69.000 de “shares” en Facebook y 20.000 comentarios en solo un día. La lucha por la despenalización de los vendedores callejeros y también el discurso sobre la raza han contribuido a la reacción viral en respuesta del incidente.

Además de su papel crítico en el ecosistema culinario de Los Ángeles, los vendedores callejeros constituyen una parte significante de la economía. En su informe en 2015, la Campaña para los Vendedores Callejeros de Los Angeles dijo que más de 50.000 vendedores contribuyen a la economía con 500 mil millones de dólares cada año. Los vendedores de comida ambulante constituyen una quinta parte de la fuerza laboral e informal. El movimiento para la despenalización de la venta ambulante ha tenido éxito en Los Angeles. En esta ciudad, los vendedores ya no sufren sanciones penales después de las protestas masivas de los últimos años.

La razón clave de la reacción viral, sin embargo, es la contribución del vídeo al discurso sobre la raza en Latinoamérica. El clima político actual en los EEUU con la administración del Presidente Trump y el sentimiento anti-inmigrante ha añadido más leña al fuego. Los eventos del año pasado han unido a muchos latinos en contra de las políticas del presidente. Por eso, mucha gente en los EEUU han visto a los latinos como un grupo cohesivo, a pesar de la diversidad racial, social y lingüística del mundo latino. Por ejemplo, los argentinos son percibidos con desconfianza por otros latinos en la región.

Este caso de vandalismo reveló los sentimientos negativos entre grupos dentro de Latinoamérica y añade una lección importante al discurso. El racismo puede ocurrir dentro de un mismo grupo. Y el vandalismo mostró las relaciones íntimas entre comunidades, su comida y las maneras en que la comida puede cambiar la cultura.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.