El papel decisivo de la inteligencia geoespacial en las escaladas nucleares

En las escaladas nucleares, los países y sus lideres afrontan desafíos únicos. Uno de los problemas más dominantes es la falta de información sobre las intenciones y las capacidades de sus enemigos. Los lideres siempre tienen que adivinar y, por eso, su proceso decisorio se basa en información pobre o incompleta. Para llevar más claridad al proceso decisorio, la inteligencia geoespacial puede ofrecer detalles decisivos y presentar evidencia física.

El fenómeno de la niebla de guerra fue nombrado por Robert McNamara, el Secretario de Defensa estadounidense durante de la Crisis de los misiles en Cuba. Su elección de palabras visuales para representar el proceso decisorio lleno de confusión, desinformación y ambigüedad demuestra la gravedad del asunto.

Además, la niebla de guerra puede empeorar aún más si se convierte en la niebla de la guerra nuclear.Especialmente durante de las escaladas nucleares, los líderes sienten el peso de la responsabilidad y están bajo demasiada presión: la presión de orientar al país y al ejército. Tomar decisiones correctas en momentos de prisa y miedo sin información completa o correcta, es muy difícil.

Para luchar contra el secretismo y falta de información, dos elementos inherentes a los programas nucleares, la inteligencia geoespacial tiene un papel único.

Esta versión de inteligencia tiene una característica exclusiva: la evidencia física y visual. Muchos tipos de inteligencia, como la inteligencia humana, mantienen un elemento de incertidumbre porque tratan de la gente, sus motivaciones personales, sus percepciones del problema, su acceso a la información, etc.

La inteligencia geoespacial, entonces, puede dar claridad sobre las intenciones y las capacidades del enemigo en forma de evidencia concreta y fácil de entender. Los enemigos de los EEUU entienden el valor de la inteligencia geoespacial y, a causa de esta importancia, pueden usar varias herramientas para disimular sus sitios y su material. Sin embargo, los EEUU también tiene sus propias herramientas para descubrir estas artimañas.

En la cuestión hoy de Corea del Norte, los analistas usan videos de sus desfiles militares o imágenes por satélite para extrapolar información sobre su programa nuclear y los misiles balísticos.

Por ejemplo, se pueden ver y medir los misiles balísticos en sus campos de ensayos para determinar sus alcances. También, se puede ver más actividad, como camiones que están transportando materias, y estimar que Corea del Norte lanzará una prueba de detonación o lanzamiento. Esta información es crítica para proveer los lideres más claridad sobre las capacidades y las intenciones de sus enemigos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.