¿Es Google cómplice en la vigilancia digital del gobierno chino?

En los últimos meses, Google se encuentra enredado en una controversia sobre la libertad de expresión con su nuevo proyecto con el gobierno de China.

En este momento, no se puede acceder a Google en China si no tiene su propia red privada social (o VPN) para sortear el gran cortafuegos. Pero eso podría estar a punto de cambiar.

En agosto, The Intercept reveló que, según unos documentos filtrados, Google está desarrollando un buscador censurado para China. Búsquedas de disidentes políticos, la masacre de Tiananmen Square y otros términos de búsqueda que el gobierno chino considera polémicos estarían censurados en la nueva app.

Casi inmediatamente, no sólo organizaciones que promueven los derechos humanos y la libertad del internet, sino también algunos empleados de Google, denunciaron los planes. Ellos afirman que es una capitulación de los valores fundamentales de Google en favor de beneficios económicos. De hecho, Google dejó China en 2010 precisamente por esta razón: el gobierno chino no estaba respetando el derecho de los ciudadanos a expresarse libremente.

Dentro de Google, aproximadamente 1.000 empleados firmaron una carta para protestar contra el proyecto. Además, un científico de investigación dimitió de su puesto senior porque se negó a trabajar en el buscador censurado. El congreso estadounidense también está involucrada a través de una carta firmada por un grupo mixto de representantes que está interrogando a Google sobre sus planes.

Existen razones legítimas para la preocupación. En la región noroeste del país, el gobierno de china vigila y persigue a los uigures, una minoría étnica islámica. Imágenes de satélite muestran campamentos de reeducación donde cerca de un millón de uigures están detenidos. Varios reportajes demuestran que los uigures dentro del campamento están sujetos a la asimilación forzada y a veces tortura. El debate continua todavía sin comentario oficial de Google. Los oponentes sostienen que Google está sacrificando sus valores para ayudar al gobierno chino a vigilar a este grupo oprimido, una acción que infringe los derechos humanos de libertad de religión, libertad de expresión y privacidad.

Por el momento, Google sigue avanzando mientras la presión externa aumenta.    

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.