La paradoja de la educación para todos

La generación del milenio se fija en los problemas de otros países más que en los suyos. Este fenómeno existe en el caso de la educación, especialmente ahora mismo en Estados Unidos, donde existe una ambiente muy turbulento a causa de las elecciones presidenciales y los conflictos entre razas. Y por eso, llegamos a la paradoja de este artículo. ¿Debería un gobierno apoyar la mejora de la educación en otros países cuando su propia educación está empeorando?

Educación para todos (EPT) es un buen ejemplo de esta actitud de puertas afuera. EPT fue fundada hace 25 años para la reforma de la educación en los países en vías de desarrollo. A través los años los objetivos del programa han ido cambiando para reflejar las necesidades de la educación mundial; por ejemplo, aborda la falta de equidad entre niños y niñas.

odmLa primera reunión de EPT fue en 1990 y estableció 6 objetivos, tal y como nos recordó la Profesora Razquin en una de sus conferencias recientes. En 2000, los objetivos de desarrollo del mileno (ODM) fueron creados para sustituir los que fueron establecidos en 1990. Y finalmente, en 2015 los ODM fueron ajustados para ser los objetivos de desarrollo sostenibles (ODS) y de este modo iluminar nuevas necesidades en el sector, en palabras de Raquin.

En general, todos los objetivos a través los años destacan la importancia de la educación, el acceso a la educación y la necesidad de que esta educación sea de calidad.

Recién, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos acaba de pasar una legislación apoyando los ODS. La legislación, si es aprobada por el Senado, va a ayudar a los países en vías de desarrollo para tener mejor calidad y acceso a la educación y enfrentar menos barreras.

Sin embargo… ¿Qué están haciendo para mejor la calidad y especialmente el acceso a la educación en su propio país? Durante una época muy polémica en los EEUU, no hay una solución bastante rápida para dirigir la falta de equidad que existe en el país.

Se han creado movimientos sociales para combatir la falta de acción de los gobiernos locales, estatales y federales. Dos ejemplos son, #blacklivesmatter y #educolor. El último está conectado a la educación y la disparidad que las minorías todavía enfrentan en el sistema educativo.book-15584

Por eso sigo haciéndome la misma pregunta. ¿Deberíamos como un país fijarnos en ayudar a los sistemas educativos fuera de nuestras fronteras para que logren educación de calidad y equitativa cuando nosotros mismos no hemos logrado estas metas?

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.