Las armas meméticas

Este debate presidencial marca por primera vez el uso sistemático de memes personales y políticos para que un candidato gane la carrera por la Casa Blanca, en vez de utilizar el proceso político clásico. ¿Por qué es así el debate actual y qué significa para nosotros?

De forma clásica, tres cosas sucedían a través de las primarias y la elección final. Sucedían tres debates, campaña política por parte de los dPropaganda por parte de la campaña de Clintonos candidatos, y guerra de propaganda que pasaría por los medios tradicionales (televisión, radio, y de recién el internet). Hoy en día, más importante que debates, campaña, y propaganda, es el éxito en despliegue de los memes como armas que pueden crear odio contra su oposición y evitar respuestas sobre sus calificaciones e historia de trabajo.

Clinton dice: “Trump es criminal de impuestos”. Trump responde: “Clinton es criminal de seguridad nacional”. Dice Trump “la fundación de Clinton es corrupta”. Responde Clinton: “Trump solo quiere mantener el uno por ciento más rico de los EEUU”. En vez de respuestas de verdad lanzan proyectiles a su opositor.

Eso nos lleva a la próxima pregunta. ¿Qué es un meme? En su libro Memecracia, Delia Rodríguez define un meme como una idea contagiosa. Para sobrevivir, un meme compite con otros memes para ser contagioso. Debido a esto, los memes deben repetirse en discurso, video, correo electrónico y otros medios. En el caso del debate actual se han repetido los siguientes memes; Donald Trump no paga impuestos, Hilary Clinton es criminal, Trump es machista/racista, Clinton utilizó su poder para que los amantes de su esposo no pudieran presentar cargos de violación contra él..Y la lista sigue.

Nosotros, como ciudadanos estadounidenses, nos hemos dado cuenta de que el candidato republicano y los de las demócratas están peleando una guerra entre ellos mismos sin ninguna intención de resolver los temas graves. ¿Por qué?

Porque los dos son autores de historias tan corruptas que lo único que pueden hacer es atacar a su opositor. Ellos no pueden responder a preguntas de forma auténtica porque mostrarían historias de políticas públicas fracasadas, evitar impuestos y encubrimientos de crímenes. Más fácil que se ataquen y rehúsen responder a preguntas.

El debate actual refleja los sentimientos del público estadounidense y su preferencia de expresarse con memes duplicados en vez de argumentos racionales. Vivimos en cámaras de resonancia en las que nos expresamos de forma constante sin intención de escuchar otro punto de vista en mundo virtuales a través de Facebook, Twitter, Snapchat y una variedad de redes sociales. Así es con Trump y Clinton. No hay un discurso entre ellos. Solo la repetición de sus propios memes. Y ahora, necesitamos una solución.

Se puede aprender más de los memes aquí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.