Ella tiene la oportunidad de cambiar el mundo

Hay niñas a lo largo y ancho del mundo que tienen muchas responsabilidades diarias, como cocinar, limpiar y cuidar a sus hermanos.  En los países subdesarrollados, a menudo estas niñas no tienen acceso a la educación y las oportunidades de tener una carrera fuera de casa. Por la creación de empresas pequeñas y locales, estas niñas tienen la oportunidad de alcanzar sus sueños.

En el ejemplo de Bosh Bosh, en Liberia, África, mujeres y niñas de Salala formaron un grupo con el propósito de enseñar unas habilidades como la costura.  Pero con la ayuda de una voluntaria del Cuerpo de Paz, este grupo se ha convertido en una ONG grande y exitosa. Ahora estas mujeres hacen bolsos y ropa linda de materiales africanos tradicionales y los venden en el internet, proveen la oportunidad de trabajar y aprender a las niñas de la comunidad.

En Mexico, hay un grupo similar que se llama Macvilho.  Este grupo de mujeres hacen productos artesanales de origen maya.  Con el apoyo de una organización que se llama Little Market, las mujeres venden sus productos por internet. Los consumidores pueden comprar los productos y las ganancias vuelven a las mujeres.  Es una manera de apoyar a sus familias y también de concienciar al mundo de las tradiciones y cultura maya.

Grupos como Bosh Bosh y Macvilho pueden ofrecer oportunidades nuevas a mujeres y niñas de áreas de pobreza para apoyar a sus familias.  La educación de una niña o mujer es importante porque puede afectar a su familia, a su pueblo, con su nuevo conocimiento.  Apoyar a las niñas puede ser una manera poderosa de crear cambio social.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.