Un millón de razones contra la decisión de cancelar DACA

¿Quién es americano? Es un gran pregunta hoy en día, durante de la elección de Trump y después. Todos los ciudadanos del país esperaban para ver lo que Trump iba a decidir sobre los estudiantes registrados por DACA. Ahora que los recipientes de DACA están en peligro real de ser deportados, yo argumento que estos jóvenes son tan americanos como los seguidores de Trump. Deportarlos es un caso de traición.

Los Estados Unidos es un país de inmigrantes. Fue hecho por inmigrantes, después de que los europeos navegaran a través del océano para llegar aquí. Esa historia está bien conocida en todo el mundo, excepto por los partidarios blancos del presidente.

La decisión de cancelar DACA no fue hecha para deportar extranjeros entonces; se hizo para apelar a los supremacistas blancos y para usar a los Dreamers como moneda de negociación. Trump ha prometido el gran muro entre los Estados Unidos y México, y si los políticos querían rescatar casi $500 mil millones  (el costo económico en 10 años de perder tantos trabajadores altamente cualificados) tendrían que autorizar el muro, en declaraciones de la Casa Blanca.

Los recipientes de DACA no son los únicos que van a sufrir cuando termine el programa en seis meses. La economía de los EEUU perdería dinero, explican el Centro para el Progreso Americano. El poder del país para ser competitivo en el futuro está en peligro. También, los estadounidenses ya pagaron por la educación primaria de los Dreamers. ¿Por qué no aceptan la recompensa de su contribución económica? Ocho de cada diez votantes quieren que los Dreamers se queden, según una encuesta realizada en abril.

Nuestra historia en los libros del futuro y también la calidad de nuestras vidas va a mejorar si nosotros olvidamos la política de identidad y desarrollamos con plena consciencia nuestra verdadera identidad nacional: somos un país de inmigrantes. 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.