BULO: Los Estados Unidos no negocian con terroristas

Es un estribillo muy famoso de nuestros políticos y también de Hollywood. Mira estos ejemplos de Air Force One, Olympus has Fallen, o Madam Secretary. ¡Los Estados Unidos no negocian con terroristas! Es un concepto muy simple: Si los EEUU no negocian con terroristas, el interés en cometer actos de terrorismo bajará mucho. Es mejor que renuncie a sus tácticas de terror. Si usted es un terrorista, ¡los Estados Unidos no le va a dar nada, nunca! Por supuesto, la verdad es mucho más complicada. Hay muchos casos históricos de negociaciones entre los Estados Unidos y terroristas.

Las negociaciones entre las FARC y el gobierno Colombiano

Recientemente los Estados Unidos participaron en negociaciones entre las FARC y el estado de Colombia. La paz que resultó de estas negociaciones es un triunfo enorme que terminó cinco décadas de guerra.

Sin embargo, es un hecho que las FARC era una organización terrorista. En este caso, el gobierno de los EEUU pensó que era importante a apoyar el proceso de paz lo demostró  con acciones concretas. El secretario de estado John Kerry declaró que los EEUU tenían una responsabilidad de alcanzar paz en Colombia, probablemente porque los EEUU financiaron la guerra por muchos años. Es posible que el presidente Donald Trump vaya a intentar algo similar con los talibanes en el futuro.  Sin embargo, no todas las negociaciones con terroristas provienen de la buena voluntad de los Estados Unidos.

Los Contras

Un ejemplo muy famoso, o quizás infame, es el asunto de Irán-Contra. En mitad de la guerra fría, el presidente de los Estados Unidos arregló un trato de armas con Irán y usó las ganancias para financiar al grupo terrorista de los Contras.

Nadie puede discrepar que los Contras usaron métodos terroristas y que el gobierno de los Estados Unidos tuvo negociaciones extensas y secretas. En este momento en historia, los EEUU tenía la meta política de contener el comunismo. Cualquier táctica o estrategia era juego limpio para Ronald Reagan, si conseguía lograr esa meta.

En otras ocasiones, los Estados Unidos contrataron a terroristas como Luis Posada Carriles, con tal que sus objetivos políticos encajaron con los suyos.

¿Por qué es este mito tan popular con ciudadanos estadounidenses? Como hemos visto, es simplemente falso. Es romántico y encaja con nuestro sentido de justicia. Es dramático con una buena frase pegadiza. Generalmente, exuda un sentido de fuerza y se opone a las tácticas del terror. Como muchos mitos, hay un aspecto de verdad al dentro. Es verdad que, en la mayoría de los casos, cuando los terroristas toman rehenes, o hacen amenazas, no hay negociaciones. Pero, como siempre, si hay metas políticas, la moralidad y las reglas son abandonadas.

Y en todo caso, gente como Bowe Bergdahl y Peter Moore deberían sentirse muy felices. Los Estados Unidos definitivamente negocian con terroristas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.