Programas de intercambio cultural: ¿Para quiénes son?

Hay un mito que existe en el mundo de programas de intercambio que dice que, para participar, necesitas ser un estudiante de idiomas o de relaciones internacionales.

Aunque muchos programas incluyen elementos del idioma como manera de inmersión, o se enfocan en relaciones internacionales, hoy en día existen tantos programas que se puede elegir una opción que es más específica a su área de enfoque y su idioma preferido.

Por ejemplo, si hablas inglés y tienes una especialización en las ciencias, podrías investigar la conservación y la ecología en Escocia, la biología marina en Australia o la ingeniería para la sostenibilidad en Alemania con cursos en inglés. Si te estás preparando para ser arquitecto, podrías profundizar en el entendimiento mundial con programas de arte y arquitectura en Suiza o Nueva Zelanda. Hay programas por todos lados con enfoques distintos en una multitud de disciplinas que pueden enriquecer tu educación y mejorar tu competencia global.

Junto con los beneficios de profundizar los estudios y hacerse un ciudadano global, estudiar en el extranjero conlleva ventajas para todas los estudiantes que van a buscar trabajos después de graduarse.

Según un artículo de The Job Network, algunas de las habilidades más importantes para trabajadores en el siglo 21 incluyen comunicación, adaptabilidad, colaboración y razonamiento analítico. IES Abroad argumenta en otro artículo que estudiar en el extranjero es una manera efectiva para desarrollar el entendimiento cultural que guía la competencia intercultural. La competencia intercultural incluye comunicación, autoconocimiento, pensar críticamente y colaborar con personas de distintos orígenes.

Según un estudio de la Universidad de California Merced, el 97% de sus estudiantes que participaron en programas de intercambio consiguieron trabajos en los doce meses después de graduarse, en comparación con 49% de todos los estudiantes.

Por otra parte, una encuesta del IES Abroad en 2012 también demostró que los graduados que han estudiado fuera de su país son mucho más propensos a estar empleados en el año después de graduarse. De los graduados que estudiaron en el extranjero y que se graduaron de la universidad entre 2009 y 2011, el 97% de ellos encontraron un trabajo dentro de un año. En comparación, sólo el 49% de todos los estudiantes que se graduaron entre 2009 y 2011 encontraron trabajo en un año. Todavía están creciendo y aumentando las investigaciones sobre la educación internacional y los beneficios de estudiar en el extranjero, pero estas estadísticas son prometedoras para estudiantes de intercambio.    

En definitiva, mientras que un conocimiento de otro idioma puede ayudar para algunos programas de intercambio, no es necesario tener una especialización de idiomas o relaciones internacionales para beneficiarse de estudiar en el extranjero y es muy probable que la experiencia te ayude con la búsqueda del trabajo después.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.