Mito: Estudiar en el extranjero retrasa la graduación

Muchos de los estudiantes de las universidades de los Estados Unidos lo tienen muy claro. Es muy difícil estudiar en el extranjero y graduarse de la licenciatura a tiempo.

Y este miedo es una motivación para estudiar en el extranjero por menos tiempo (a lo mejor durante el verano o la pausa en enero) u olvidar el tema completamente. De hecho, se puede ver que los estudiantes ahora viajan al extranjero por menos tiempo: en el año académico 2016-2017, 18,8% de los estudiantes que estudiaron en el extranjero hacían programas de 8 semanas o menos, en comparación con 9,8% en 2006-2007. Muchos estudiantes hablan del miedo de no completar todo a tiempo por estudiar en el extranjero. ¿Pero qué dicen los estudios?

En un estudio que hicieron Jodi Malmgren y James Galvin, de la Universidad de Minnesota y la Universidad de California, San Diego, respectivamente, se descubrió que, de media, las personas que estudian en el extranjero se inscriben en más semestres, clases durante enero y clases verano, antes de graduarse, si bien tardan menos en graduarse.

Los números no mienten: el 64,5% de los estudiantes que estudian en el extranjero se gradúan en 4 años en comparación con el 41% de estudiantes que no lo hacen. Para los estudiantes de 5 años el porcentaje crece más aún: el 90% para los estudiantes que estudian en el extranjero y el 58,6% para los que no salen del país.

Estudiar en el extranjero tiene otros beneficios también. Un estudio enseña que hay una relación fuerte entre graduación y estudiar en el extranjero para estudiantes de color; los estudiantes afroamericanos tienen un 31% más de probabilidades de graduarse (18% para el resto de estudiantes de color). Eso es más importante aún porque se sabe que minorías están infrarrepresentadas en los estudios en el extranjero. El 70,8% de las personas que estudian en el extranjero fueron blancas en el año académico 2016-2017.

Los estudiantes que van a estudiar en el extranjero mejoran en sus estudios también. Otro estudio descubrió que los que tenían notas bajas en el primer año en la universidad tenían un 30% más de probabilidad de graduarse en 4 años si iban al extranjero, comparado con los que no iban al extranjero.

Hay muchas excusas para no estudiar en el extranjero pero lo de no graduarse a tiempo es, simplemente, un mito. Los datos demuestran que es más probable completar todo a tiempo con estudios en el extranjero. Si quieren, los estudiantes pueden estudiar en el extranjero con una buena preparación y utilizar los recursos de la universidad para organizar el tiempo y cumplir con los requisitos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.