Localización: una técnica más moderna que la traducción

El lector contemporáneo vive en una red de más de 3.800 millones de usuarios. Si los propietarios de un negocio lograran traducir sus sitios web a 14 idiomas mundiales, podrían llegar al 90% de los usuarios del mundo. Internet ha cambiado la traducción clásica.

Las ediciones locales de publicaciones internacionales, sitios web multilingües, aplicaciones móviles, juegos de computadora, software, productos multimedia y la rápida difusión de subtítulos… Todas estas áreas son oportunidades para el mundo de la localización. Los nuevos matices de la traducción requieren un enfoque innovador.

Muchas compañías multinacionales quieren ver no solo traducción sino localización, es decir, adaptación a la cultura de un consumidor en particular. La traducción debe integrarse en un contexto intercultural y el conjunto de mentalidades del público objetivo. Además, las páginas invisibles, la interfaz, la documentación técnica y las metaetiquetas deben traducirse. Estos detalles juegan un papel crucial en la visibilidad del sitio por parte de las búsquedas.

La traducción debe cumplir con todos los cambios de idioma en el marco de realidades culturales, políticas, económicas e incluso humorísticas. También, debe mantener el rendimiento del sitio a un nivel invisible para el ojo del lector. Además, es necesario seleccionar el esquema de color correcto o las ilustraciones relevantes. En este sentido, todo un equipo de profesionales debería participar en el proceso de localización: desde filólogos hasta programadores y diseñadores web. En una frase. Se necesitan profesionales en el campo de la localización.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.