Morir de éxito: el futuro precario de MIIS

El Instituto Internacional de Monterey —perdón— de Middlebury —una escuela de posgrado —perdón—de Middlebury en Monterey. Una vez más. El Instituto Internacional de Middlebury en Monterey (MIIS). La institución ha cambiado su nombre tres veces en las últimas cinco décadas, y está a punto del progreso enorme y, al mismo tiempo, del fracaso evitable.

urlEl Instituto fue fundado en 1955 como una escuela de posgrado que “promovería el entendimiento internacional para el estudio de la lengua y la cultura”. Aunque su misión ha permanecido por cincuenta años, mucho ha cambiado, como la estructura de gobernanza y los programas de titulación. El Instituto ha tratado de responder a mercados internacionales e internos que están cambiando todo el tiempo y satisfacer a las necesidades de sectores nuevos como la gestión de educación internacional (IEM). Este crecimiento es bueno, ¿no?

La respuesta no es simple. Sí, el programa de IEM es el más grande en MIIS y la oficina de inscripción pone un límite en el número de estudiantes que puedan matricular. Estudiantes en este sector están entrando en la profesión con habilidades especializadas y completas.

Sin embargo, los tamaños de clases son excesivos, hay tantas clases que ocurren simultáneamente que a veces los estudiantes están en seis clases al mismo tiempo, y hay menos oportunidades para consulta individual durante clases que exigen esta interacción personal. “El contenido de mis clases es interesante pero, ¿como puedo comprenderlo más profundamente si nunca puedo hablar con mi profesora?,” reclama un estudiante de IEM en su segundo semestre en el Instituto.

El programa de IEM esta a punto de “morir de éxito”. El Instituto está en una situación precaria- están creciendo a costa de la calidad de la instrucción y la satisfacción de los estudiantes. Propongo que se enfoque en mantener la calidad del programa antes de añadir más estudiantes. Necesita más profesores, más secciones de clases y más discusiones sobre horarios razonables antes de invitar a decenas más estudiantes al Instituto cada año. ¡La salud y la prosperidad del Instituto están en juego!

 

B6xGheYCcAAOnr7

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.