Soluciones laborales contra la violencia doméstica

La violencia doméstica: nadie quiere hablar sobre la realidad pero está presente. Es algo que ocurre en las casas donde nadie puede ver pero las experiencias son partes de las vidas de las víctimas. La violencia doméstica puede ser fiscal, mental, sexual, o emocional y consiste en una persona en una pareja que está controlando con el uso de poder a la otra persona en la pareja.

Tanto hombres como mujeres pueden ser víctimas de la violencia doméstica pero en la mayoría, el 90% de los casos, las víctimas son mujeres. Es importante entender que la violencia doméstica tiene mas víctimas que la pareja y las víctimas mas frecuentes son los niños que ven y son parte de la violencia doméstica.

Reportes dicen que los niños que sufren la violencia doméstica tienen más problemas académicos y de comportamiento. Después de una experiencia de violencia doméstica tenemos que entender que no es tan fácil para una persona dejar a su abusador. Esta decisión es el comienzo de un proceso largo y difícil para reclamar su seguridad.

Las supervivientes de la violencia doméstica tienen muchos dificultades después de dejar a su abusador. Las obstáculos laborales, por ejemplo. El empleo es difícil para ellas por varias razones como acoso, transportación y cuidado de los niños.

Legal Momentum declara que: “Estudios dicen que uno de los buenos predicadores de si una víctima está fuera del alcance de su abusador es el grado de independencia económica de la víctima.” También “…las víctimas que son mujeres son más probabilidades que otras mujeres de estar desempleadas…”.

Para estas mujeres el trabajo es más que un trabajo. Es una oportunidad para asegurar la seguridad de ellas y sus hijos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.