El mundo de hielo y fuego: llega el invierno pero es verano

Después de la publicación de El señor de los anillos, muchos creyeron que J.R.R. Tolkein lo escribió sobre la Primera Guerra Mundial que experimentó y luego sobre la Segunda Guerra Mundial. Los eruditos han vinculado muchos de los argumentos y los temas de la historia como formas de alegoría a las mecanizaciones, a las experiencias de los soldados y a los acontecimientos de las guerras. Por ejemplo, ¿era el anillo un símbolo de la bomba atómica y eran Sauron y Saruman los representantes de Hitler y Mussolini? Tolkein afirmó que no. A menudo comparado con El señor de los anillos, El mundo de hielo y fuego (1996) teje elementos históricos en su mundo expansivo así como un símbolo que representa el  peligro más grave para los seres humanos: El cambio climático.

A diferencia de la obra maestra de Tolkein, George R. R. Martin basó su historia en un acontecimiento histórico: la guerra de las rosas. Al igual que El señor de los anillos, los eruditos han vinculado los elementos de El mundo de hielo y fuego con el cambio climático.

El cambio climático ha sido un tema silenciado en todos los rincones del mundo porque no se creía que fuera real. Con el tiempo, a medida que el consenso científico ha consolidado la evidencia, el cambio climático se ha reconocido como una amenaza real.

La amenaza común contra el hombre en Westoros (la tierra en El mundo de hielo y fuego) también se ha visto sólo como un mito, a pesar de que los expertos principales (los hombres que guardan la pared) declaran que han visto a los White Walkers.

Pese a la invasión lenta, los Wildlings (la comunidad que vive más cerca de los White Walkers en el norte del Westoros) son los primeros en sufrir y, por desgracia, son lo que son menos capaces de aliviar los riesgos. El cambio climático que conduce a la subida del nivel del mar está haciendo notoriamente desaparecer las islas. Estas naciones y pueblos experimentan los efectos del cambio climático en primer lugar, y sin embargo, contribuyen menos al cambio climático.

Ver para creer. Sin embargo, incluso si los líderes en King’s Landing (la capital de Westoros) y la gente en las porciones meridionales de Westros vieron los impactos y las implicaciones de los White Walkers, no ven la acción contra los White Walkers como amenazas a sus intereses. Ellos ven cualquier comentario sobre los White Walkers como una herramienta de sus enemigos para ganar ventaja.

Los críticos del cambio climático ven un ataque similar en cualquier discusión para reducir las emisiones de carbono o los intentos de mitigar los impactos del cambio climático, como a través del acuerdo climático de París. Los científicos del cambio climático no deben creerse, ya que lo que dicen es incierto. El cambio climático no existe porque una bola de nieve existe. O simplemente se necesita solo ver el discurso del presidente Donald Trump sobre Estados Unidos dejando el acuerdo para escuchar esa retórica de la ignorancia y el miedo.

La decisión de los EE.UU. de abandonar el acuerdo socava el mensaje que el acuerdo trajo: el cambio climático es mayor que cualquier otro país. Los White Walkers equiparan la misma amenaza a Westeros. Los reinos tienen que dejar de luchar entre ellos para sentarse en el trono de hierro. No habrá trono de hierro mientras existan los White Walkers, y ningún reino podrá derrotar a los White Walkers. Sólo la cooperación conjunta, actuando como un colectivo, con sacrificios, puede vencer la principal amenaza.

De vuelta a la Tierra, la salida de EE.UU. del acuerdo crea dos problemas principales. Como el segundo mayor contaminador del mundo (y el mayor contaminador histórico), otros países necesitan hacer más para guardar el objetivo de mantener el aumento de la temperatura por debajo de 2°C del nivel de referencia (antes de 1880). Esta carga sólo hará que sea más difícil aliviar los impactos inminentes sobre el cambio climático.

En segundo lugar, corre el riesgo de desestabilizar la credibilidad construida por el acuerdo de París al tener una cooperación casi universal sobre la mitigación del cambio climático. El cambio climático, en otras palabras, es una amenaza existencial para todos los países, a pesar de lo que puedan decir. Es un problema mayor que el terrorismo, los ataques cibernéticos o el estado de la economía global. Los países que participan el juego de tronos morirán. El cambio climático hará al planeta inhóspito para todos los humanos. Así, cualquier lucha entre los países sería sólo por un planeta degradado e inhóspito para el sobreviviente. Al final, el cambio climático ganará.

Impedir la capacidad de luchar contra los White Walkers son los características de los White Walkers. ¿Cómo se mata algo que parece no morir? Las muertes de un lado ayudan al ejército del otro lado (los White Walkers convierten los muertos de los seres humanos en nuevos White Walkers). Una colección de personajes se han preparado para la lucha al avanzar la noción de que no existe un cortafuegos. Para sobrevivir, tendrán que usar una serie de opciones: ejércitos, armas, barcos e incluso dragones.

El cambio climático tampoco tiene una panacea. Una colección de cambios de comportamiento y avances en tecnología puede ayudar con la mitigación. La gente no puede comer menos carne y volar con la misma frecuencia. Tener menos personas es útil, pero no si consumen más. La energía renovable es un gran comienzo, pero consumir menos energía multiplica el efecto.

Incluso con todas las similitudes al cambio climático, los White Walkers no son una alegoría perfecta para el cambio climático. Los que tiene mayor poder político y económico (las personas en King’s Landing) sienten los impactos últimos, aunque no contribuyeron directamente a los White Walkers. Al contario, las acciones de King’s Landing, las naciones desarrolladas (la comunidad del mundo real que representan la influencia como King’s Landing) contribuyen directamente a cambio climático con las emisiones de gases de efecto invernadero.

King’s Landing y los países desarrollados comparten el hecho de que ellos exacerban indirectamente el problema posponiendo cualquier intento de abordar el problema. En el caso del mundo real, es a través los países desarrollados intento de no abordar la emisiones del CO2 y otros factores que impulsan el cambio climático.

Para dos, y tal vez el menoscabo de una alegoría perfecta, es que el cambio climático es un desafío mayor que abordar. Los White Walkers son una entidad única que puede ser completamente erradicada. El cambio climático, por otra parte, no puede ser completamente aliviado y tiene más repercusiones para la humanidad.

Si los White Walkers son una alegoría del cambio climático, ¿quién es nuestro príncipe (o princesa) prometid@? ¿Quién encabeza y une al mundo para evitar la degradación de este planeta y de los humanos junto con él/ella? Algunos han vinculado a estos personajes con personas del mundo real. ¿Quién traerá la paz y unirá las dos rosas—desarrollo y sostenibilidad? El invierno puede venir para Westoros, pero es un verano largo para la Tierra.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.