Tres mitos sobre el censo en EE. UU.

El gobierno estadounidense llevará a cabo el censo el primero de abril 2020 pero abundan las preguntas y confusión sobre quien debería participar y las consecuencias del proceso.

Dictado por la constitución de los Estados Unidos, el censo ocurre cada década. El primer esfuerzo para contar la población del país sucedió en 1790, bajo la dirección del secretario de estado Thomas Jefferson. En ese año se reportó que había 3.929.214 habitantes en los EEUU. Desde entonces el país ha crecido substancialmente; en el censo del año 2010, se reportó que 3.990.456 personas radican en la ciudad de Los Ángeles. Con el crecimiento del país, el censo se ha vuelto mas complejo, creando confusión y mitos sobre el proceso. 

Mito #1: Solo los residentes legales de los Estados Unidos pueden participar en el censo 

El Presidente Donald Trump propuso añadir una pregunta sobre el estatus migratorio en el boletín del censo 2020

El Presidente Donald Trump atrapó la atención nacional hace unos meses cuando anunció que quería añadir una pregunta sobre el estatus migratorio en el boletín del censo 2020. La Corte Suprema de los Estados Unidos tuvo que intervenir y dictó que preguntar sobre el estatus migratorio era ilegal. Pero aun antes de que Trump tomara la presidencia, muchas preguntas sobre quien debería participar en el censo existían ¿Deberían ser contados los turistas que solo están visitando? ¿Cómo se cuenta a la gente sin hogar? El censo cuenta a todas las personas que están presentes en el país en el día del censo. Ciertos grupos, como las personas que viven en el país pero no tienen papeles o hogar son más difíciles de cuantificar. Sin embargo, técnicamente sí califican para participar en el censo. 

Mito #2: Simplemente no responder al boletín del censo resulta en no ser contado 

El gobierno estadounidense va a intentar usar un boletín electrónico, a través del internet, para contar a la población

Un importante cambio al censo de 2020 será que el próximo año el gobierno va a intentar usar un boletín electrónico, a través del internet, para contar a la población. Para ello, mandarán un boletín físico por correo a grupos que no suelen usar el internet: gente mayor de edad y gente que vive en lugares donde no se utiliza mucho el internet.  Sin embargo, si no responde al censo la primera vez que lo reciba, enviarán a un trabajador de censo a su domicilio. En casos de que no encuentren a nadie en casa, el gobierno federal tratara de usar información del gobierno estatal para estimar el numero de habitantes en un domicilio.

Mito #3: El censo no importa

El censo decide donde serán distribuidos los fondos federals y afecta a la subvención de escuelas publicas, hospitales, carreteras y otros servicios públicos

No se puede subestimar el impacto del censo. Al nivel nacional, el censo se utiliza para determinar el numero de representantes que cada estado recibe en la Cámara de Representantes. Al nivel regional, el censo decide donde serán distribuidos los fondos federales y afecta a la subvención de escuelas publicas, hospitales, carreteras y otros servicios públicos. El censo tiene muchas consecuencias y es necesario que todos participen para tener la cifra más precisa posible. 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.